T3 Ep. 13 VÍDEO

VÍDEO AE T3 Ep. 13 Paco Bailo con la poesía en voz de Paco Ibáñez

VÍDEO AE T3 Ep. 13 Paco Bailo con la poesía en voz de Paco Ibáñez

Más de una treintena de poetas, desde el Arcipreste de Hita del siglo XIII hasta Fanny Rubio, Gloria Fuertes o Valente, ha musicalizado con gusto y rigor Paco Ibáñez, y todavía tiene muchos temas inéditos.

Francisco Ibáñez Gorostidi que nació en Valencia el 20 de noviembre de 1934 es más conocido como Paco Ibáñez. Ha dedicado casi íntegramente su trayectoria artística a musicalizar poemas de autores españoles e hispanoamericanos, tanto clásicos como contemporáneos.
De padre valenciano y madre vasca, es el menor de cuatro hermanos. Pasó su primera infancia en Barcelona, lugar en el que vuelve a residir desde 1994. Tras la guerra civil, su familia se vio obligada a exiliarse a Francia puesto que su padre era un militante anarcosindicalista de la CNT.
Entre el invierno de 1939 y el inicio de la ocupación alemana vivieron en París. Su padre fue arrestado e internado en un campo de trabajo para republicanos españoles.
Su madre regresó entonces con los cuatro hijos a San Sebastián para trabajar, viviendo en el caserío familiar de Aduna en Guipúzcoa hasta los 14 años. Estos recuerdos de infancia los recogió en su disco “Oroitzen” —Recordando—cantado en euskera.
En 1948, la familia atravesó clandestinamente la frontera y se reunió con el padre en Perpiñán. Paco aprendió de su padre el oficio de ebanista, al tiempo que comenzó a estudiar violín, pasándose al poco tiempo a guitarra. Instalado con su familia definitivamente en París, a principios de los años cincuenta, descubrió primero la música de Georges Brassens, Édith Piaf, Jacques Brel, Barbara y Atahualpa Yupanqui, con algunos de los cuales cultivó amistad y se convirtieron en referencias fundamentales en su formación artística e ideológica como después Léo Ferré y el movimiento existencialista francés, que se encontraba en pleno auge (Sartre, Beauvoir, Camus…)
En 1956 la foto de una mujer andaluza vestida de negro le inspiró su primera canción sobre el poema “La más bella niña”, de Luis de Góngora.
En 1964, realizó su primera grabación con poemas de Góngora y de García Lorca. Este disco, desde el mismo momento de su aparición se convirtió en un «clásico» utilizado por los profesores de lengua y literatura española como material pedagógico y por los defensores de las libertades como un símbolo de resistencia cultural.
Una amiga de Paco y de Pierre Pascal le llevó a Salvador Dalí, a Cadaqués, un disco de prueba con algunas canciones de Lorca y Góngora. Cuando Salvador Dalí lo escuchó quiso conocer «al muchacho» que había hecho el disco. Cuando se conocen, nació la idea de que el pintor realizara el dibujo para la portada del disco y de esta forma comenzó una estrecha relación de Paco, no sólo con el mundo de la poesía y de la literatura en general, sino también con el de las artes plásticas.
En 1966, junto a diversos activistas culturales asentados en la capital francesa funda «La Carraca» donde se presentan espectáculos en español (teatrales, exposiciones de pintura, coloquios literarios, manifestaciones musicales y proyecciones cinematográfica
s). En esa época la casa de los Ibáñez en París es un centro de paso y acogida de los muchos artistas, políticos e intelectuales españoles que pasan por la capital francesa, idas y venidas del exilio o simples escapadas para huir de la represión franquista.
El segundo disco de la colección «España de hoy y de siempre» aparece en 1967: incluye poemas de Rafael Alberti, Luis de Góngora, Blas de Otero, Gabriel Celaya, Miguel Hernández y Francisco de Quevedo. Otro clásico. Esta vez el disco estará ilustrado por José Ortega.
En febrero de 1968 ofrece su primer concierto en España, en Manresa, durante la «Primera Trobada de Canço de Testimoni». A partir de ahí su actividad se extiende por diversas Universidades llegando a cantar en TVE el tema «Andaluces de Jaén», de Miguel Hernández. Inmediatamente después se instala en Barcelona donde contacta con José Agustín Goytisolo, amistad convertida en colaboración íntima.
En mayo de 1968, en una emisión de la TV francesa realizada en directo por Raoul Sangla, presenta el disco y Ortega las pinturas que lo ilustran. En esta emisión canta «La poesía es un arma cargada de futuro», de Gabriel Celaya y «Balada del que nunca fue a Granada», de Rafael Alberti.
Problemas con el franquismo
Con motivo del primer aniversario de la toma estudiantil, el 12 de mayo de 1969, realiza un concierto en La Sorbona. Un pequeño cartel amarillo realizado por los estudiantes y pegado en los árboles, en los cristales de los cafés, en los pasillos de las aulas, anuncian un concierto de “Paco Ibáñez, la voz libre de España”, en la sala Richelieu.
Los universitarios franceses se identifican con él y le toman como uno de sus símbolos. En este mismo año edita su tercer disco con poemas de Rafael Alberti, Luis Cernuda, León Felipe, Gloria Fuertes, Antonio Machado, José Agustín Goytisolo. El autor de la pintura que ilustrará el disco es Antonio Saura.

En diciembre, realiza su recordada aparición en el Olympia de ParísUn doble álbum recoge esta velada. En el Olympia canta por primera vez la canción “La mauvaise réputation” de Georges Brassens traducida al castellano.
 
En 1970 conoce a Pablo Neruda en París que oye por primera vez suspoemas cantados. «Tú tienes que cantar mis poemas, tu voz está hecha para cantar mi poesía…» le dice el poeta.
Un año después, el gobierno español incluye a Paco Ibáñez en su larga lista de censurados, se le prohíbe cualquier actuación en el territorio español. Las dificultades para seguir viviendo en Barcelona le aconsejan regresar a París, desde donde viaja por todo el mundo, especialmente por los países de América Latina. En todos estos años entra en contacto con numerosos personajes del mundo de la cultura.
En 1975 tras la muerte de Francisco Franco se levanta la censura sobre su música pero se queda todavía en París. Durante esos años, en España se celebran concierto
s multitudinarios y es invitado a participar aunque generalmente rehúsa. Colabora también en algunos actos anarcosindicalistas de la recién legalizada CNT.
En 1978 apareció “A flor de tiempo”, con más poesía popular, romances anónimos y versos de Juan de la Cruz, Gil de Biedma, Samaniego y Emilio Prados. De él escribió Gabriel Celaya: «Paco Ibáñez además de cantarse a sí mismo hace algo más colectivo y más difícil, incorpora en su música y su voz a los poetas clásicos y contemporáneos… Se identifica con ellos dándoles a cada uno el tono y el estilo que le corresponde, imprimiendo en todos el sello de su inconfundible personalidad o quizá de una secreta comunidad”
En 1979 adapta las canciones de Georges Brassens. Su interpretación fluida, las soberbias adaptaciones de Pierre Pascal, los colores musicales y los ritmos hispánicos que ha dado a estas canciones, hacen de este disco una magnífica obra de referencia.
En la campaña electoral de 1982 realiza un concierto en Madrid ante miles de personas, en el cierre de campaña electoral del PSOE, que ganaría por primera vez las elecciones generales.
El ministro de Cultura del Gobierno de Mitterrand, le otorga la medalla del Orden de las Artes y las Letras en 1983. No la acepta: «Un artista tiene que ser libre en las ideas que pretende defender. A la primera concesión pierdes parte de tu libertad. La única autoridad que reconozco es la del público y el mejor premio son los aplausos que se lleva uno a casa».
En 1987 Jack Lang le otorga por segunda vez la médaille de l’Ordre des Arts et des Lettres. Nuevamente la rechaza.
A principios de la década de los 90 publica un nuevo disco “Por una canción”. Es un disco de corte intimista, que abarca los grandes motivos de la poesía: el amor, la muerte, la belleza, la nostalgia, el paso del tiempo… La estética de los versos fluye sobre un excelente trabajo musical que se apoya en un ajustado sentido del ritmo, que se funde con el de cada poema en melodías muy sólidas. Canciones sobre poemas de Federico García Lorca, Vallejo, Rubén Darío, León Felipe, Machado, Espronceda, Quevedo, Bécquer y Fanny Rubio, con claras influencias andalusíes.
De 1991 es el doble CD testimonio del concierto en el teatro Alcalá de Madrid junto a Rafael Alberti, último representante de los poetas de la “Generación del 27″, nacido en 1902 y amigo de Federico García Lorca. Un histórico recital a dos voces cuyo resultado es una sola poesía, única, indivisible. “A Galopar” queda en la memoria como símbolo de resistencia ante todos los poderes dictatoriales.
Se instala definitivamente en España, primero en Madrid, después en Aduna y desde 1994 en Barcelona.
En el mes de agosto de 1998, Almenara, Sociedad Cultural Andaluza, le concede en Barcelona el Premio «Gerald Brenan» en reconocimiento a su larga trayectoria en pro de la libertad y la poesía, así como su esfuerzo de independencia de los poderes políticos, económicos y culturales; siguiendo su principio de no aceptar premios, lo rehúsa.
Al año siguiente aparece “Oroitzen”, disco en euskera con Imanol y portada del escultor Jorge Oteiza, un disco menor si se quiere dentro de la trascendente obra de Ibáñez, pero que se tomó muy en serio por lo que tenía de reencuentro con el Euskadi rural del caserío y la bruma donde se había criado y donde había aprendido su idioma.
“Paco Ibáñez en concierto” es un libro con un dvd que documenta el concierto realizado en el Palau de la Música en el 2002, un regalo para los sentidos. En él desgrana cada una de las canciones y nos explica cómo nació su relación con los poetas que las compusieron: Goytisolo, Alberti, Celaya y Blas de Otero.
El mismo año se publica “Canta a José Agustín Goytisolo”, un álbum consagrado íntegramente al gran poeta y amigo. La presentación se realizó en El Palau de la Música de Barcelona. Goytisolo escribió: «…llegó a mi casa con una guitarra… al fin comenzó a explicar que le gustaba poner música y cantar ciertos poemas de ciertos poetas. Eso debió ser en 1968 o por ahí. Me quedé asombrado: su música y su voz daban una dimensión nueva y para mí desconocida a la letra de aquellos poemas, sus canciones, eran algo nuevo, hermoso, sorprendente pero también con sabor añejo, entre medieval y renancentista, y en todo caso, trovadoresco»
“Fue ayer” es una grabación que se presentó en 2003 en el atelier Picasso de París, un ramillete de canciones de América Latina, testimonio de una época y del inicio de una entrañable amistad nacida en el París de los años ’50, en “l’Escale”, uno de los pequeños cabarets del Quartier Latino, donde se reunían los jóvenes llegados de América Latina a tocar, cantar y charlar. Violeta Parra imponía silencio para cantar y las canciones flotaban en la noche. El lugar se convirtió en el templo de la música latinoamericana y lo frecuentaban nombres actualmente muy conocidos, Atahualpa Yupanqui, García Márquez, Julio Cortazar, Alejo Carpentier o Ismael Peña, el protagonista de nuestro primer programa sobre cantatutores. Es curioso escuchar el “Piensa en mí”, que tanto hemos oído en la voz de Luz Casal en la de Paco Ibáñez.
Paco Ibáñez y Soto se conocieron en L’Escale y en 1956 y junto a Carmela formaron el grupo ‘Los Yares’. Luego cada uno siguió su camino artístico, pero a través del tiempo conservaron una entrañable amistad y una común e invariable trayectoria en la búsqueda de la belleza.
“Canta a los poetas andaluces” es un doble CD publicado en 2008, que reúne a poetas andaluces de diferentes épocas. Saramago dijo de él: “Hoy, cuando trabajaba en la biblioteca, Pilar puso la última grabación de los poetas andaluces. Interrumpí lo que estaba escribiendo y me entregué al placer del instante. Con la edad la voz de Paco ha ido ganando un aterciopelado particular, capacidades expresivas nuevas y una calidez que llega al corazón.»
“Canta a los poetas latinoamericanos” se publica en 2012. Ofrece una serie de canciones inéditas y revisita clásicos de su repertorio con nuevos arreglos que les conceden una nueva vida nueva. Versos de Alfonsina Storni, Pablo Neruda, César Vallejo, Nicolás Guillén, Rubén Darío…. Canciones de amor, de lucha y resistencia que se van enlazando envueltas por la fuerza de la poesía, los ritmos y los instrumentos, canciones que siendo universales desprenden el alma de América Latina.
Desde los años ochenta ha colaborado con la actriz y poeta Tachia Quintanar, que fue compañera de Blas de Otero y de Gabriel García Márquez (a ella le dedicó “El amor en los tiempos del cólera”) y que ahora tiene 92 años (y un hijo, conocido compositor de música funk)
Incansable a sus 87 años en marzo dio un concierto en el Palau de Barcelona, en septiembre estuvo en Portugal y en Burdeos y este mes de noviembre ha estado en Pamplona y el día de su cumpleaños estará en Avilés.
De momento ha publicado una quincena de discos y se ha dicho de él entre otras cosas: «Se necesitaban los dedos precisos de Paco Ibáñez, y su rigor, para musicar los lamentos de Lorca y de Góngora. Hacía falta tener el sentido del silencio y también de la nota que estalla en el silencio. Era preciso amar al amor para llegar a ensamblar esas brillantes palabras con esas maravillosas notas.»
El compositor Jean Wiener dijo tras el concierto en el Olympia: «…Quién hubiese imaginado que una multitud increíble fuese a invadir el aforo del Olympia… Todo ello por ese gran niño simple, relajado, quien después de ser acogido con un calor tal que sólo recuerdo haber visto en honor de Toscanini, de Chaplin, de Robeson o de Lindberg, se puso a cantar acompañado únicamente por su guitarra…»
El poeta José Caballero Bonald ha escrito: «…Paco Ibáñez no utiliza otra arma que la musical transmisión de una poesía obstinada en decir la verdad. Él no es sólo un intérprete, sino, en cierta forma, un protagonista de lo que canta, el cual a su vez convierte en protagonistas a los que escuchan… Su voz actúa como un acicate: nos emplaza a definirnos y a responder a las propuestas de esa poesía. No hay opción a la neutralidad…”
Más de una treintena de poetas, desde el Arcipreste de Hita del siglo XIII hasta Fanny Rubio, Gloria Fuertes o Valente, ha musicalizado con gusto y rigor Paco Ibáñez, y todavía tiene muchos temas inéditos.
 

Discografía

Discos de Estudio:

    Paco Ibáñez 1 (Polydor, 1964)

    Paco Ibáñez 2 (Polydor, 1967)

    Paco Ibáñez 3 (Polydor, 1969)

    A flor de tiempo (Ariola, 1978)

    Canta a Brassens (Ariola, 1979)

    Por una canción (PDI, 1990)

    Oroitzen (PDI, 1998)

    Canta a José Agustín Goytisolo (Universal, 2002)

    Fue ayer (Universal, 2003)

 

Discos en directo:

    En el Olympia (Polydor, 1969)

    A galopar, con Rafael Alberti (PDI, 1992)

    Les concerts à Paris: la Sorbonne, 1969; le Palais des Sports, 1971 (EMEN, 2002)

    Le concert memorable au Teatro Opera, Buenos Aires, 1971 (EMEN, 2002)

    Le concert historique au Teatro de la Comedia, Madrid, 1968 (EMEN, 2002)

    En concierto (A flor de tiempo, 2004)

Discos recopilatorios:

    Canta a los poetas andaluces (A flor de tiempo, 2008)

    Canta a los poetas latinoamericanos (A flor de tiempo, 2012)

……………………………………………………………………………………..

Algunos videos:

Paco Ibáñez – 12 Canciones nunca antes escuchadas:

https://www.youtube.com/watch?v=Yjunyjc7U0Y

PACO IBÁÑEZ En el Liceo de Barcelona 23 04 2007:

https://www.youtube.com/watch?v=rq4WsN_lgd4&t=3687s

PACO IBÁÑEZ CANCIONES MENOS CONOCIDAS

https://www.youtube.com/watch?v=mnYoNXXv2ck

Te recomendamos