Opinión: Jardines de Catarina vs. Jardines de Juan Carlos I Por Angel Cabrera. Colaborador de AE

Opinión: Jardines de Catarina vs. Jardines de Juan Carlos I    Por Angel Cabrera. Colaborador de AE

JARDINES DE CATARINA VS. JARDINES DE JUAN CARLOS I

Muchas veces las anécdotas son más certeras que  la historia oficial a la hora de explicar el devenir de una ciudad.

Los Jardines de Juan Carlos I fueron proyectados durante una legislatura del PSOE. El hermanamiento de Fraga con la ciudad de Catarina en Nicaragua, decidió al gobierno municipal a plantear su nombre a los jardines para conmemorar el hecho.

Tras unas elecciones municipales con cambio de gobierno, fue el Partido Popular el encargado de ejecutar el proyecto. La realización se efectuó con dos cambios. El primero fue situar una plaza al lado del supermercado Simply, al final del paseo, en vez de construirla al principio del mismo.  El segundo consistió en cambiar el nombre previsto por el de Juan Carlos I.

La sustitución se debió al deseo del nuevo gobierno fragatino de empezar el mandato “a lo grande” contando con la presencia del rey en la ciudad y a tal efecto se cursó una carta a la casa real. En ella se comunicaba la intención de denominar con el nombre del rey a unos jardines de nueva construcción y se invitaba al monarca a su inauguración.

La respuesta de la casa real notificó el enterado y solicitó la resolución del acuerdo en el pleno municipal. Una nueva carta de la casa real, continuación de la primera, añadió que se desaconsejaba poner el nombre de algún miembro de la realeza a cualquier equipamiento cuando hubiera un nombre anterior o cuando la decisión no se tomara por unanimidad. Sobre la invitación a inaugurar los jardines no hubo respuesta.

La decisión del cambio de nombre se sometió a votación en pleno municipal y no fue aprobada por mayoría absoluta. El gobierno municipal comunicó el resultado a la casa real e invito al rey a que visitara Fraga “cuando lo creyera conveniente”

Esta es la pequeña historia del porque los jardines que iban a llamarse Catarina se llaman hoy Juan Carlos I

NO ES EL MOMENTO…CON LA QUE ESTÁ CAYENDO

Juntas o por separado estas dos afirmaciones son el argumento supremo de quienes no están de acuerdo con temas como la memoria histórica o  retirar honores a personajes que no los merecen, por alto que sea su rango. En algunos casos lo creen de verdad y en otros en una simple excusa con la que esconden su ideología.

No hay nadie más politizado que los apolíticos, basta con rascar un poco en su capa de “todos son iguales” para descubrir que solo se lo parecen los de unos partidos en concreto. Tampoco existen los equidistantes que presumen de criticar a unos y otros “cuando lo hacen mal”, otro rascado superficial en el barniz y se ve claramente que sus críticas caen siempre del mismo lado.

Cuando se llega a cierta edad, la que uno tiene por ejemplo, se ha comprobado muchas veces que en la vida siempre está “cayendo una gorda” y que nunca “es el momento” para nada.

Tanto a nivel personal como colectivo, la vida suele ser una colección inacabable de sobresaltos y situaciones de crisis, suavizadas de vez en cuando con momentos de paz y armonía personal o familiar. Los problemas globales y personales se suceden sin cuartel. Aún no hemos solucionado uno que ya llega el siguiente y a veces de la sensación de que no vale la pena intentar nada porque todo nos supera. Sin embargo…

Sin embargo y mientras encajamos “la que está cayendo” encontramos el momento para ocuparnos de las cosas de la vida. Limpiar nuestra casa, educar a nuestros hijos, reciclar la basura, regar las plantas, recoger las cacas de nuestro perro…o querer que nuestra ciudad no tenga una calle o un jardín que lleve el nombre de una persona que no merece tal honor.

No es atacar a la monarquía censurar a un rey corrupto, es un acto de justicia y no es un acto inusual. Por toda España se han ido retirando honores a Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón. En las Islas Baleares, que fueron su segunda casa durante muchos años, se les retiró el título de Duques de Palma y más de uno debe ir renegando de los contactos de los que antes presumía. La misma casa real los ha apartado de su entorno en un intento de establecer un cordón sanitario que proteja a los reyes actuales.

En cuanto al famoso “no es el momento” es solo una lamentable excusa de los que no lo encontrarían nunca. Siempre es el momento y la ocasión de hacer lo correcto, siempre.

Hace  unos cuarenta años, la actual Avenida de Aragón se llamaba Avenida del Generalísimo. Un buen día se cambió y no ocurrió nada. Seguro que entonces también hubo gente que creyó que no era el momento, con la que estaba cayendo

Angel Cabrera Callizo.  Colaborador de Astí estem

Te recomendamos