EPISODIO 12

Joaquín Díaz: 20.000 canciones en una sola cabeza

Joaquín Díaz: 20.000 canciones en una sola cabeza

El cantautor combinó la difusión de música tradicional con el estilo musical del Village neoyorquino

En 1965 Los Brincos cantaban su “¿Borracho yo? Tururú”, Conchita Velasco era una chica yeyé, los Sirex querían una escobay saltábamos al ritmo de la “Yenka” (“izquierda, izquierda, derecha, derecha,…”).

En marzo, France Gall ganaba eurovisión con su “Poupée de cire, poupée de son”, de nuestro vecino S. Gainsboroug, comenzaba la guerra de Vietnam, Martin Luther King movilizaba al personal por la igualdad de derechos y Dylan estrenaba “Like a rolling stone”, en el festival de Newport, electrificando su acompañamiento y escandalizando a todos los folkies.

Joaquín Díaz con su oído privilegiado se convirtió en embajador de aquellas músicas del Village neoyorquino, hizo suyos aquellos gritos de rebeldía, los arregló y nos los dio a conocer por estas tierras..

 

Y lo hizo con uno de los primeros magnetofones estéreo caseros, una labor de artesanía que tenía su mérito. En 1957 se había publicado el primer disco estéreo y en 1968 las compañías dejaron de grabar en monoaural. La tecnología iba a ayudar a que la música llegara a más gente, aparte de la que
acudía a los recitales, a los que se dedicaba Joaquín hasta esos momentos. 

 

Joaquín Díaz nació en Zamora en mayo de 1947En 1951 se traslada a Valladolid para seguir estudiando. A mediados de la década de los años sesenta, y como fruto de su interés por la cultura tradicional, comenzó a dedicarse por completo a su estudio y divulgación, ofreciendo conciertos y conferencias en casi todas las Universidades españolas y otras muchas extranjeras. Del mismo modo, dio a conocer la música tradicional en programas de radio y televisión de diferentes países. Y en 1976 abandonó las actuaciones en público para dedicarse a la investigación de la cultura popular.

Joaquín Díaz se empeñó desde el comienzo de su carrera en no acostarse ninguna noche sin haber aprendido una nueva canción así que en su cabeza conviven más de veinte mil canciones.

En los primeros años sesenta frecuentaba la Casa Americana en la que había una interesante biblioteca y aquellos contactos le llevaron a los Estados Unidos, en un viaje-beca que le permitió contactar con toda aquella realidad del mundo folk que tanto amaba. 

“La música era lo único que existía para mí en aquellos años y recuerdo pasar horas y horas, tumbado de espaldas en la alfombra de mi cuarto, mirando los adornos de la lámpara mientras escuchaba a Bob Dylan o a Paco Ibáñez” 

Joaquín Díaz

Pero no solo de romances vive el ser humano: en los años 60 Joaquín Díaz graba entre otras cosas “Both sides now” un tema que os puede sonar de la película “Notting Hill”, compuesto por la canadiense Joni Mitchel y que hizo famosa Judy Collins, la misma que dio a conocer el “Suzanne” de Leonard Cohen.

Graba también temas de Woody Guthrie, Pete Seeger, Bob Dylan, Tom Paxton, Phil Ochs, Peter, Paul and Mary, o temas sefardíes, a los que ha dedicado numerosos discos.

Otro zamorano “que se sabía todos los cuentos”, León Felipe, había dicho: “El día que el ser humano sea libre, la política será una canción”.

Con esos temas que iba grabando Joaquín Díaz nos sentíamos más libres, imaginábamos un mundo mejor, aprendíamos a vivir bebiendo la esperanza a grandes tragos.

Joaquín ha publicado más de medio centenar de libros sobre diversos aspectos de la tradición oral: romances, canciones, cuentos, expresiones populares… y cientos de artículos y ensayos.

Tiene grabados más de setenta discos y además, ha dirigido y producido otros tantos con numerosos intérpretes y grupos de música tradicional, como este de Nuestro Pequeño Mundo.

Es director de la Revista “Folklore” desde su creación en 1980, y director de la Fundación que lleva su nombre, uno de los Centros más prestigiosos de todo el país ubicado en la villa de Urueña, un encantador pueblecito vallisoletano donde, entre otras maravillas como sus puestas de sol, hay una docena de librerías y varios museos.

Joaquín Díaz es, además, Presidente Honorífico de la Cátedra de Estudios sobre la Tradición de la universidad de Valladolid, Doctor Honoris Causa por el Saint Olaf College de Estados Unidos, Ciudadano de Honor del Estado de Texas y Miembro de numerosos Institutos y Sociedades de Etnografía.

En noviembre de 2014 tuvo lugar un homenaje que amigos e instituciones rindieron a los 50 años de su carrera con la proyección de un documental sobre su trabajo titulado «El río que suena», que os recomiendo, y con un concierto en el que participaron entre otros Marina Rossell, Luis Delgado, La Musgaña, Kepa Junkera, Amancio Prada o Carlos Núñez.

Hace unos meses la discográfica Rama Lama editó el “Primer concierto” que dio en abril de 1968 en un colegio mayor de Madrid.

Entre las innumerables sorpresas y curiosidades que podemos encontrar en su prolífica obra están estos graciosos versos que seguro que os suenan:

“Manojito de alfileres
Me parecen tus pestañas
y cada vez que me miras
Me las clavas en el alma”

Así es el folklore, la ciencia del pueblo.

 

Escucha el episodio 12 de 'Astí Estem' complet

Te recomendamos

Joaquín Díaz: 20.000 canciones en una sola cabeza